miércoles, 15 de octubre de 2014

Casablanca

 Las cenizas que nos quedaron de París
ceden sitio perezosas a mi última colilla
a veces me quedo en plano fijo
como un fantasma en blanco y negro
como en un relato de José G. Cordonié
desplazado tras el The End y los aplausos
sin tener  maldita idea de qué hacer ahora
aparte de recordar que llevabas un vestido azul
y los alemanes vestían el color de la muerte
si hay una próxima vez no me dejes ser un héroe
no permitas que un chemtrail trace el contorno
exacto de la cicatriz que me dejaron tus labios
la eternidad y la gloria están sobrevaloradas
tan solo son un plano repetido millones de veces
un fotograma apolillado y prehistórico
te dije tantas frases bonitas, exigencias del guión
me has convertido en un espectro clásico caduco
el mundo sigue empecinado en derrumbarse
pero nosotros ya no nos enamoramos
  —  al menos tú no —
seguramente me odiarías
si pensaras suficientemente en mí
jamás se me ocurrió que la posteridad doliese tanto
sin embargo a veces me contemplo en los afiches
el sombrero ladeado, la gabardina, el cigarro
y sé que hay ciertas cosas que debe hacer un hombre
sobre todo si lo interpreta Humphrey Bogart
que de alguna manera elegiste que eligiera
así que nena, si existe una próxima vez
hazme caso y vuelve a subirte al puto avión

2 comentarios:

  1. Magnifica pelicula merecia el homenaje de tus letras
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Me gusta el cine..de momento no le digo más...

    Buenas noches

    ResponderEliminar