martes, 14 de octubre de 2014

El cielo sobre Berlín



De este suelo
sobre el que todavía reverberan
tus pasos descaminándose
tacones de aguja horadando
mi corazón
—de este suelo, decía—
somos todos indolentes prisioneros
propiedad privada del asfalto
con síndrome de Estocolmo a plazos
remedo invertido de la imagen de los charcos
sería fácil echar la culpa a bellas trapecistas
ahora que nadie nos mira a los ojos
desde arriba
ahora que nada nos reconforta
si al alzar la vista hallamos vacío incluso
el cielo sobre Berlín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario