martes, 14 de octubre de 2014

Los 400 golpes


Diestros en la liturgia de la derrota
exhibicionistas de los 400 golpes
eruditos en la fisonomía del error
aceptamos la noche como ofrenda
como la piel arrancada y verdadera
 regresada de vuelta 
habitantes del callejón y el patio trasero
del ascensor para el servicio de la alegría
(im)pacientes en  la sala de espera de la vida
haciéndonos hueco en el filo de la navaja
tan acostumbrados al desastre íntimo
a la perdición de perder lo perdido
que si el azar arrastra a nuestra orilla
algún minúsculo resquicio de victoria
su sabor nos resulta tan ajeno y amargo
como la belleza para Rimbaud
así que incorregibles pedimos otro trago
de lo mismo de siempre
en nuestro sucio rincón de la barra del mundo

2 comentarios:

  1. Joder. No cierres. Me encanta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. muy bueno hermano no lo cierres sique sigue assi asi mas mas upss me he dejado llevar

    ResponderEliminar