domingo, 22 de febrero de 2015

A propósito de Llewyn Davis



Mírate Llewyn Davis, no tienes nada
tan solo tu guitarra, tu don y maldición
te mueves en círculos continuos
cada maldita noche es un remedo cuántico
un puñetazo en el sucio callejón del arte
mírate Llewyn Davis, no eres nada
con tu burda odisea del perdedor
mendigo del escenario
otra huella fugaz en la nieve
hay cien tipos como tú esta noche
el público parece adorarlos
cantarán himnos cuando nadie te recuerde
Blowin in the wind,
 The times they are a-changin´
abriéndose paso entre la gelidez de tu fracaso
y sin embargo mírate Llewyn Davis
no renunciarías ni al hambre
por apresar de nuevo ese instante
en que la música suena

y tu lamento se transforman en arte.

2 comentarios: