martes, 18 de agosto de 2015

Apocalipse Now


El apocalipsis es aquí y ahora
— y el horror, el horror—
tiene múltiples formas cotidianas;
las aspas de un ventilador
en una sucia habitación de Saigón.
Las medallas en la solapa del general,
la danza letal de las valkirias,
una serpiente líquida plateada e infinita
adentrándose sibilina entre la jungla.
Un disparo directo al corazón de las tinieblas.
Un machete cercenando la calva cabeza
del dios loco padre.
Niezstche y Freud ebrios de absenta
escribiendo folletos para agencias de viajes.
Vinimos a traerles un pedacito de infierno.
Líderes apuestos del mundo libre y correcto.
Y nos fue devuelto multiplicado.
El modo de vida americano reflejado
en la dignidad demoledora
 de unos ojos rasgados.

sábado, 1 de agosto de 2015

Una mujer bajo la influencia

Una mujer bajo la influencia
de las alas de cisne cercenadas
en el jardín trasero entre guirnaldas.
     —otra mujer loca—
Entrando sola a los bares oscuros.
Atrapada entre barrotes de fregadero.
Presa ante el abrazo harapiento
del Coloso enano de palabras de cerveza.
Una mujer bajo la influencia
de mujeres-hombre exigiendo
normalidad sobre el tapete extendido.
Y el amor como infección reptante
entre las venas de hospital
de mugre en la cocina sin arañar,
de la progenie salvaje desconcertada.
Una mujer bajo la influencia
brutal cotidiana aniquiladora.
Otra anomalía en el sistema
cuerdamente masculino.